La tapadera de Laes Nexia
La historia de la Fundación Virtus es un rosario de ardides y maquiavélicas maniobras. Como se ha explicado anteriormente, alcalde, gerente y patronato mantuvieron durante años un juego estratégico sobre el tablero de las subcontrataciones. Aquellas intrigas tuvieron su continuidad, también ente bambalinas, durante el tenso proceso de depuración de responsabilidades que comenzó a finales de 2008: un oscuro e inquietante periodo caracterizado, como se verá, por tensas reuniones, amenazas, denuncias policiales y mutuos envites de querellas criminales.

La auditoría de Laes Nexia mencionada en el capítulo anterior es una de las claves para comprender la ambigüedad de las actuaciones de Ayuntamiento y patronato tras el despido de la ex gerente Miriam Vieco. El breve documento tuvo un coste de 15.000 euros y, en un acto de “transparencia”, fue costeado íntegramente por el Ayuntamiento de Puertollano… El mismo que paradójicamente negaba cualquier tipo de relación con Virtus.

Aunque aparentemente ese informe perseguía objetivos muy concretos, enfocando su atención en ciertas empresas, el resultado fue el de “opinión denegada”, ya que los auditores no pudieron llegar a ninguna conclusión sobre el estado de la fundación... No obstante, hay indicios que apuntan a que ni siquiera los responsables de Virtus estaban interesados en que la auditoría llegara al fondo del asunto, como si la contratación de Laes Nexia sólo hubiera sido una maniobra de escaparatismo político…

En los cuatro folios del informe Laes Nexia, referido únicamente al ejercicio 2007, sólo aparecen citadas explícitamente dos empresas contratistas, y ambas vinculadas por lazos de amistad o de familia con Miriam Vieco: Interconsult, y Obras y Servicios Almodóvar. Pero los profesionales de Laes Nexia poco más pudieron hacer: el texto evidencia los numerosos obstáculos interpuestos para el esclarecimiento de la situación, tanto por las empresas relacionadas con Virtus como por los propios patronos.

Tras la primera y la segunda, aquí tenemos la tercera entrega de Fundación Virtus: caso abierto. Un reportaje de Santos G. Monroy para Miciudadreal.es.