A estas alturas, todo el mundo conocerá ya el concurso “El juego de tu vida“. Un concursante se somete a un polígrafo, con sus familiares delante, y debe responder la verdad a preguntas del tipo “¿Eres feliz con tu marido?”, “¿Has sido infiel a tu pareja con tu jefe?”, “¿Alguna vez has deseado la muerte de tu suegra?”, etc.

Las reacciones de la gente suelen ser “Pero, ¿cómo vas a la tele a que te humillen así, teniendo tantos secretos inconfesables?”. Yo tengo dos teorías. La primera es que los concursantes son actores. La segunda es que, hasta el tío más gris del mundo (en este caso, yo), puede dar un juego increíble.

Imaginaos que voy a concursar, convencido de que mi vida es tan triste que es imposible que saquen nada que me avergüence. Esta podría ser una hipotética entrevista con un redactor del programa.

Redactor: Hola, cap0. ¿Tienes algún secreto inconfesable? ¿Has sido infiel? ¿Te drogas?

cap0: Pues no. Lo siento, pero conmigo habéis tocado hueso, listos. Sólo podréis hacerme preguntas de mierda.

R: Vaya... Qué mala suerte... ¿Has estado alguna vez enfermo, cap0? ¿Gastroenteritis, por ejemplo?

C: Sí, claro... De niño, sobretodo.

R: Ya... ¿Y cómo te curaste?

C: Bueno, lo típico: comiendo arroz hervido, tomando jarabe, pastillas, supositorios…

R: Ahá... Supositorios... (El redactor escribe en su libreta la siguiente pregunta: “¿Se ha introducido usted objetos cilíndricos por el ano?“) Sigamos. ¿Usted sale de fiesta con sus amigos?

C: Bueno, sí, lo normal, de vez en cuando nos tomamos unas copichuelas.

R: Ya. Yo recuerdo la última vez que salí que, de borrachos que íbamos, acabamos dándonos picos todos.

C: Je, sí, claro. Un clásico.

(El redactor apunta en su libreta: “¿Ha besado usted en la boca a otros hombres?”)

Más en el blog de Tomás Fuentes. Visto en Mi mesa cojea.

Compartir: Agregar a Technorati Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Yahoo! Agregar a Google Agregar a Meneame Agregar a Furl Agregar a Reddit Agregar a Magnolia Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks